fbpx

A la hora de vender o comprar un inmueble, bien sea local comercial, oficina, nave o vivienda, es importante tener toda la documentación en regla. De esta manera, no habrán sorpresas cuando se vaya a formalizar la transacción. Entre esos documentos encontramos el certificado de eficiencia energética, la escritura de la propiedad, el último recibo del IBI.

Sin embargo, es muy habitual que antes de este momento de formalización, aún en la negociación, el comprador solicite acceder a la nota simple registral.

Además, si queremos que un tasador valore el inmueble para la consecución de un crédito hipotecario, es obligatorio que este tenga acceso a una copia de la nota simple. Al menos, con tres meses de antigüedad. 

¿Qué es la nota simple registral de una propiedad?

Según el Colegio de Registradores de la Propiedad, “la nota simple es un extracto sucinto del contenido de los asientos relativos a la finca. En este documento, consta la identificación de la misma, la identidad del titular o titulares de los derechos inscritos sobre la misma, y la extensión, naturaleza y limitaciones de estos. Asimismo, se harán constar las prohibiciones o restricciones que afecten a los titulares o derechos inscritos. El valor de la nota simple es puramente informativo”. 

Esto quiere decir, que la nota simple es un resumen de los datos básicos de la propiedad y la garantía de que, por ejemplo, el vendedor es el titular de la finca y tiene derecho a hacer la operación de venta. También quedará constancia en la nota simple registral, las cargas o gravámenes asociados a la propiedad (hipotecas). Incluso si existen limitaciones de uso de alguna de las partes de la propiedad (usufructos, arrendamientos…). El posible comprador también obtendrá un listado de las obligaciones que adquirirá con la propiedad (servidumbres de paso, luces…)  

Por todo ello, es un documento muy importante para el comprador, puesto que es la garantía de que lo que está comprando. Está en la situación que le está garantizando el vendedor y por tanto, también debería ser un documento que use este para aportar tranquilidad y transparencia a la negociación y, por tanto, a la operación. 

¿Cómo accedo a la nota simple de una propiedad?

Hay diferentes maneras de localizar la nota simple de una propiedad en concreto. La más directa y rápida es, a través, de los datos registrales: como mínimo el municipio, el número registral de la finca y la sección. Si los tuviéramos, también podemos indicar el tomo, libro y folio en los que está inscrita. 

Sin embargo, sobre todo si no somos el propietario, es muy raro que contemos con tantos datos. Por lo que podemos solicitar la nota simple con otros datos menos concretos, pero igual de eficientes.

Por el titular de la propiedad: Podemos localizar la nota simple con los datos completos del titular de la finca. Nombre completo o NIF. En el caso de que el nombre sea muy genérico y no dispongamos del NIF o de que esta persona tenga varias propiedades a su nombre, se solicitarán otros datos complementarios como la Comunidad Autónoma de la finca, el municipio o incluso la geolocalización.  

Por el IDUFIR: El IDUFIR es un número único de registro que identifica a una finca concreta y que podemos ver en la escritura de la propiedad.

Por geolocalización: Cada vez está más extendido que los Registros tengan la posibilidad de identificar una propiedad a través de un callejero del municipio o de unas coordenadas X e Y que tendrán relacionados con un número de registro o un IDUFIR. 

¿Dónde se consigue la nota simple registral?

La nota simple registral se solicita en el Registro. Aunque cualquier persona puede solicitarla, hay que alegar un interés legítimo para ello. Normalmente es más que suficiente aludir a la posibilidad de adquisición de la propiedad. 

La razón por la que se consultó y solicitó la nota simple registral queda a disposición del titular de la finca. El titular, puede consultar el listado de solicitudes que su finca ha recibido. 

La nota simple se puede solicitar de forma presencial o de manera telemática para que la documentación sea enviada por correo postal. 

¿Cuánto cuesta solicitar la nota simple registral?

Aunque es un servicio y una documentación a la que puede acceder cualquiera que alegue un interés legítimo, no es un servicio gratuito. La expedición de la nota simple tiene un coste de 9,02 € que será facturado directamente por el Registrador que expide la documentación a la persona que la solicita. 

Si necesitas más información sobre este concepto o derivados, consulta a Tasa Locales. Somos expertos en la compraventa y alquiler de locales comerciales en Barcelona y provincia, así como otras operaciones inmobiliarias como la gestión patrimonial o servicios en conjunto con otras inmobiliarias. 


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This